Neurosis digital o autismo positivista

martes, 17 de julio de 2007

Radicheta, orégano, pepino y ensalada de frutas

Blogueando (ahora entiendo mejor el horrible chiste 'webeando') encuentro un blog distinto, o muy parecido al mío (fondo negro, soledad, alguna droga, algún chiste, alguna foto) y me enamoro. Suerte que es de una chica (menos complicaciones sociales: me muevo en un mundillo progre pero no tanto). Me leo casi todos los posts. Idealizo: es perfecta, the dream of my girls (tengo que practicar inglés, quise decir the girl of my dreams, quizás fue un fallido, quién sabe), debe ser como las chicas del cuento de Mairal pero además super inteligente (¿y qué haría entonces con alguien como yo? Bueno, en eso consiste idealizar, supongo). Voy a la página dirty que recomienda un amigo escritor/editor.




Vuelvo al blog. Además, el personaje -o la autora- del blog sale con alguien que se llama como yo. Es como un flash-forward imposible y hermoso (quizás todo sea culpa de la Cepita vencida que me tomé). Es de esas personas con las que te da ganas de poner un disco (Doors, maybe) y fumarte un porro. Todo bien. Estoy por terminar de leer todos los post hata que leo uno donde dice: fui a arengar a la gente para que voten a la renovación, porque eran las internas (?!). Pienso que es irónico. Después pienso que será de algún partido de izquierda. Entro a uno de sus links (dime cuáles son tus links y te diré quién eres) y veo una foto de Jauretche, y la palabra Forja, y después creo que hay alguna imagen de Lavagna o algo así y entonces lo comprendo: ¡es militante de la UCR!. The dream is over, como dijo Martín. Stamo tutti fuori, como dijo Squillari. The rest is silence, como dijo Willy. Bueno, nadie es perfecto (además mejor, así no idealizo en vano y vuelvo de una al porno: no te da demasiado pero nunca te defrauda). Igual el blog está bueno, lo linkée.




Mi hermana viene a casa a atender pacientes. Se prepara una ensalada y me convida. Le cuento que tengo blog pero que no le diga ni a papá ni a mamá. Unas noches después llama a casa (¿bajo el efecto de alguna sustancia?) y le pregunta a mi vieja cómo es mi dirección de blog. En la cena mamá me pregunta: ¿así que tenés blog? Me contó tu hermana. Eh, sí, pero es algo entre amigos, compañeros... para amigos... hablamos de fútbol... esas cosas. ¿Y se puede ver? ¿Es público?, pregunta la pareja de mi madre. Eh, sí, pero es algo entre pares... (mantengamos los espacios propios, las distancias, muchachos, pienso, y le pido a mamá que me pase el queso rallado).








Me deprimo un touch (justo lo necesario para necesitar una dosis de energía audioviual). Voy al video. Veo muchas tapas de pelis buenas pero me decido por una que dicen que está buena (salieron varias notas en varios suplementos culturales, además la anterior, Hedwig & the angry inch, que tampoco vi, pero que también estuvo en el Bafici, tuvo muy buenas críticas). Es domingo y en casa (y en el mundo, en general) todos nos deprimimos. Mamá hace ensalada de frutas y yo me masturbo en el cuartito de arriba. Después dice que a comer y bajo: otra vez ensalada. ¿Hay carne? Sí, en el microondas. Joya. Le comento que alquilé Shortbus, de John Cameron Mitchell, que está muy buena, pero que tiene algunas escenas fuertes. ¿Fuertes? Sí, sexo gay explícito, esas cosas. A esta altura..., dice, y me quedo un poco más tranquilo.





La película, como decían los artículos periodísticos, tiene un gran comienzo: muchos jóvenes teniendo sexo de distintas maneras en diferentes partes de New York. Y después es interesante, se parece un poco a En celo, en cuanto al abanico de diversidad sexual posible que muestra. Y da unas ganas terribles de pasar al menos una temporadita en NY.

8 comentarios:

Marineta dijo...

ortiba...
dale mecha y escuchame

Lolamaar dijo...

ojo con esa chica, que es muy pero muy amiga mía........
(acaso no estuvieron los dos en mi cumpleaños? linne, vos viniste no? o estoy equivocada por la borrachera de esa noche?)

Lolamaar dijo...

ah, y que a mí shortbus me gustó mucho.

h tamarisco dijo...

uy, yo creí que eras de la juventud artazista

Anónimo dijo...

Con esa película me pasa igual que con Calígula: voy derecho a la parte de la orgía y después apago el dvd. Onanismo vs. experiencia estética = Brasil vs. Argentina.

lenguaviperina dijo...

Marina (la del blog posteado), disculpa si te ofendí o algo, tu blog me pareció muy bueno, encantador, de hecho, y nada, un poco de humor, sólo me pareció pertinente para cerrar un post una poca desilusión de mi alter ego al saber de la extracción política de la blogger (en todo caso, como sabemos, lo que está in hoy es ser 'apartidario' y hasta apolítico, así que sería algo chocante cualquier militancia en cualquier lado... así estamos, qué generación... suerte que hay gente que la sigue peleando, como Marineta.

al fin un anónimo inteligente y con onda!

Gracias H tamarisco por la fidelidad de siempre (salvo cuando dejás comments en lo de Funes, pero bueno, que arroje la primera piedra el que no se ponga agresivo de tanto en tanto).

Buena peli, sí, y Lola, sí, estuve en tu cumple... a las cinco de la mañana, bastante ebria debo decir, me preguntaste qué hacía en tu fiesta de cumpleaños. Te contesté que estaba con Caro y Lau, tus amigas, y que ellas me habían invitado.

Lolamaar dijo...

estuve descortés entonces? no quise, juro que no quise... qué pedo esa noche, my god.

lenguaviperina dijo...

todo bien.