Neurosis digital o autismo positivista

lunes, 23 de julio de 2007

La felicidad dura una hora y pico



Una parte importante de mis pequeños momentos de felicidad está asociado a mi mp4 (que en realidad funciona como mp3 y, como la felicidad, es china y bastante breve: la batería dura a lo sumo -como cuando pegas onda con una minita copada o con un dealer que se levantó altruista- una hora y pico).

Pero la felicidad, invariablemente, dura, como máximo, una hora y pico.

Lo mejor de la previa del sábado; una charla o un partidito de truco que se pone interesante.

Las películas en general también duran hora y pico (otros de mis más fieles y salvadores momentos de felicidad). Cuando estás peleando la promoción (y el puto mp4 se quedó sin batería, y hace demasiado frío para salir), una peli, o una sentada de lectura (que suele durar hora y pico), siempre te reconcilian un poco con el contexto, con tu mirada torcida y el mundo demasiado estrecho. Focaliza. Perspectiviza. Como los amigos; como el porro.

Las charlas telefónicas con los amigos nunca duran tanto, ni siquiera si las sumás a todas (ya sabemos, los varones debemos ser parcos, recios y gauchitos); pero las chicas supongo que se acercan más, en sus sesiones telefónicas, a la hora y pico.

Un buen polvo en general no dura tanto, pero muchas veces entre que tomás algo, te desvestís, te vestís, suele pasar una hora y pico.

Un café o mate o cerveza con alguien copado entre la vorágine fetichista de la ciudad muchas veces dura una hora y pico.

Un asado; una buena comida; el efecto de un par de drogas.



El partido de fútbol de hoy que organiza el cacique Funes; la presentación de Ravonne, pasado mañana, supongo que promediarán la hora y pico.

Sonó Placebo, Strokes, Floyd, Pequeña orquesta, y ahora suena When I'm sixty four. Voy como diez canciones randomizándome los oídos.

Sonrío.

Me queda media hora y pico.

7 comentarios:

Marineta dijo...

acuerdo con la hora y pico en algunos de los postulados, si me permite utilizo lo escrito para decir algunas cosas.

luciernagaa dijo...

Pasado mañana rindo un final (lo cual debería implicar la desaparición de mi existencia virtual) pero no pude evitar un breve momento de soledad en mi hogar para escuchar un par de veces Traje de Reincidentes y Elkuelgue, la banda de mi hermano. Me puse a ver videos en youtube y estoy a punto de postear uno en el blog.
Llegué a una conclusión: cierta música es tan adictiva que puede causar daños colaterales. Especialmente cuando uno no tiene tiempo o está en estado de tensión.
saludos!

a. prats dijo...

Estoy de acuerdo en gran parte de los postulados. Salvo:
El asado dura más, entre hacer el fuego, la picada previa, la cerveza o whisky posterior y la tirada de cartas para ver quién lava.

Jaramillo dijo...

El porro paraguayo que se fuma por acá te pega fuerte diez minutos y el el resto de la hora veinte quedás babeando frente al espejo del baño.

Facu macarrón dijo...

Entre que acabás, avisás a papi que te ayude a borrar las pruebas y todo eso, un buen polvo dura mucho más que hora y pico.

lenguaviperina dijo...

cierto en todos los casos.
gracias por the comments.

Pablo Toledo dijo...

Sugerencia: cambiá el mp3 por uno menos chino al que le dure más la pila y vas a aumentar el porcentaje de felicidad en tu vida...