Neurosis digital o autismo positivista

miércoles, 21 de enero de 2009

El bluff de la noche cuzqueña

acá bien, mañana yendo a Macchu Pichu. En el hostal, Pablo trata de sacar A perfect day. Le voy a llevar la letra de Lobo López, de Kiko Veneno con Calamaro. Dice que se la sabía. Pablo es medio amigo-pariente lejano de Gloria, la mujer de Damián Terrasa. Qué pequeño es el pañuelo, decía el ex maestro.
Después del Macchu Pichu creo que iré a Arequipa, segunda ciudad peruana, costera, donde se come muy bien. Vengo de un mc pollo y un café en Mcdonald's, un no-lugar donde quería estar un rato desde hace días. Una japonesita chequea su vida virtual en una mini laptop con etiquetas de Inglaterra y otras. Como si estuviese viajando hace años, enchufada a esa maquinita. Pienso en hablarle pero digo no, para qué. Ayer reboté tanto que me dieron ganas de jugar al flipper. La única diferencia en este mac son las paredes y las mesas, que tienen un mapita pop de la zona cusqueña, y los tarritos que te dan para servirte aderezos, como se hacía en el añorado Pumper Nic (que tuvo una muerte más rápida que la UCR porteña). Hay tres aji cuzqueño, o algo así. Probé el más suave: power. Ocote y otros ajíes no sólo te queman la boca (con la cerveza van muy bien), sino que después dejás toda tu humanidad intestinal en el baño.
Hoy en el hostal voy a hacer de nuevo guacamole y el catalán repetirá su sólida tortilla española. Trataré de estar cerca para aprender. Hablé de Pablo y Ariel, mis amigos grandes cocineros, y de aquellos duelos culinarios. Las chicas siguen rechazándome pero no importa. Hay que aprender a estar solo, a des-obsesionarse con eso, a aprender que hay otras cosas importantes, otros modos de pasarla bien y convivir con esa constante aceptación-rechazo del mundo. El abrazo de una mujer es la aceptación del mundo es una idea bastante cerrada y estúpida (que se me ocurrió hace unos días). Es decir, incompleta. La aceptación del mundo también es el cariño de los amigos, el reconocimiento laboral, la relativa paz con uno mismo (el mundo).
Y un buen porro con siete chilenitos que viven su eterna adolescencia.
Que lo encienda el argentino. Ok, chicos, no tienen que insistir mucho. Ayer uno de los ex nacional buenos aires -también adolescentes de 21 en plan viaje de egresados reloaded- con los que compartí las quince horas de espera en la terminal del tren de villazón me dijo aprendimos a quererte. Simpática frase. El catalán dice que ante las chicas tengo que esconder el humor negro y las miserias.
Por momentos ganas de volver -de estar ahí con amigos pero bueno, deberé seguir en este día de la marmota: porro y cerveza y rechazo de perras argentinas hijas de puta. Ayer estaba bailando con una y después de dos horas me dice:

- ¿Puedo decirte algo?

- Sí, claro.

Me lleva hasta las escaleras, apartados.

- Quería avisarte que entre nosotros no va a pasar nunca nada.

- ¿Y para eso tenías que traerme hasta acá?

Por otro lado un compañero se acuesta cada noche con una chica distinta. El objeto sexual de las chicas. Pero las estadísticas son malas (algo es algo). Igual peleo la zona de promoción. En fin, me voy a comprar una palta y elementos guacamolescos.

5 comentarios:

taparoja dijo...

...en un boliche de cuzco llegué a besar a dos chicos en la misma noche uno en cada punta del lugar.
asi somos las chicas de vacaciones.
igual imaginate que en mi época no existía el mac Donaldºs cuzqueño. Donde quedará?

Violeta Gorodischer dijo...

Viste que yo tenía razón! Mandale saludos, que termines bien tu viaje!

eL hOmBrE dE La BoLsA dijo...

terrible, esa chica quiere sembrar el mal y la sinceridad
lindas cronicas, abrazo grande
ale r

jonas dijo...

es muy tremendo todo, las crónicas siguen fabulosas, la sinceridad bélica de la chica esa, la situación de viaje...
me siento hermanado en tus contragolpes sentimentales, j linne.
ya van a llegar las chichis.

jb dijo...

es duro no coger en un viaje, sobre todo si uno viaja solo pero recordando mejor, en el combo bolivia/peru no tuve más acción que apretar con un brasilero haciendo el camino del inca y con un suizo en el medio de la plaza cusqueña.

en un viaje en el que sí hubo mucha acción fue méxico 97. en mi casa hay un cuarto de huéspedes en el que recibimos a todo el mundo así que date por super invitado.
suerte! y beso.