Neurosis digital o autismo positivista

domingo, 20 de julio de 2008

A la izquierda

Todo lo demás es palabrerío, aunque funciona bien. Puede que Cristina F. irrite a algunos. Puede –como me dijo alguien– que esta gente despierte “muchos odios”. Lo dijo porque se lo dijeron pero el mensaje entra. Los Kirchner provocan. Se los ve soberbios. Tienen marchas y contramarchas. Dan ventajas. Pero si se leyera la Carta de los intelectuales se vería que nosotros no saltamos de alegría por todo lo que hace este Gobierno. Sólo sabemos que, sin ser de izquierda, a la izquierda de él no hay nada. Y a la derecha, el aparato peronista manejado por Duhalde y con Reutemann como careta presidencial.

Es cierto que hay corrupción en este Gobierno. Eso va en contra de todos nuestros principios. Aquí no rige ni regirá el “roban pero hacen”. Pero tampoco podemos ser tan ingenuos: cualquier otro ha robado y robaría más. La política ya no se ejerce –ni aquí ni en ninguna parte– sin el dinero como arma de convencimiento, de presión o de amenaza. Uno no puede aceptar eso. Yo no podría hacer política. Pero en este gobierno (que, además, es democrático) habrá siempre mayor voluntad de transparencia que en uno manejado por el duhaldismo en pleno dominio del corleónico aparato peronista. Si lo tiran, sabemos lo que podemos esperar. Lo de siempre: el ostracismo, la vereda de enfrente, lo peor. Lo único que tienen como alternativa quienes desean debilitarlo y, a la larga, hacerle morder el polvo, es otra variable del peronismo. Pero bien de derecha. Tan de derecha que es temible.

(gracias a Melódico, que me dejó un comment sobre la gran errata del post: el fragmento y la nota no era de Gónzalez sino de Feinmann... en fin).

3 comentarios:

melódico dijo...

che no es de Feinmann la cita?

Anónimo dijo...

a mi me gusta que me gobieren poco, y no pierdo la esperanza de que algun dia no nos gobierne nadie.
ese es para mi el tema, por eso ni opino, es que no veo la opcion.
simon

Anónimo dijo...

tambien esta lo que decia el finado vonnegut:

nada impide que el bien triunfe sobre el mal, solo es necesraio que los angeles se organizen al modo de la mafia