Neurosis digital o autismo positivista

jueves, 13 de marzo de 2008

Love and let die



Me tomo cinco minutos, me clavo un post.
Ordeno mi cuarto. Me queda una semana de 'vacaciones' antes de empezar la facultad, mañana retomo encuestas y mientras qué hago. Necesito algo para justificar mis horas, Georgie boy. Por las noches leo la antología del Hay Festival. De los 39 algunos me parecen un vómito aburrídisimo, pero otros me gustan mucho. Me acuerdo de Zambra, de Mairal, de Garcés, de Bisama, del boliviano, de Netta, de Junot Díaz. Corrijo cuentos que escribí hace años y en algunos casos me parecen una mierda y en otros simpáticos pero demasiado adolescentes. Como mi cuarto. Eso, a ordenar. Empiezo la odisea y no puedo creer toda la basura que tengo acumulada. Todos los repuestos de agendas de años pasados -desde que empecé a usar. Si los guardé debe ser por algo, escribí algo ahí que justifique guardarlos pero no, sólo encuentro lo de siempre, reuniones de trabajo, familares, con amigos, con chicas, cumpleaños. Mi cuarto es bastante grande pero está tomado por cientos de cosas inservibles. Recuerdo una de las pocas veces que vinieron amigos a mi cuarto: tomamos cerveza y no sé qué más con Julián y Hernán y después fuimos al cumpleaños de Oz.



Los dos coincidieron en que mi cuarto era bastante adolescente. Tiro todo, todos los posters de mierda de los beatles y los redondos y otros músicos que no escucho hace años o que no son para tener en las paredes. Guardo las fotos, que también son una mierda pero nunca se sabe. Encuentro un papelito que dice: si te enamorás de una mujer, decíselo. Si no nunca se entera. Y abajo dice Samy y yo. Esta manía de juntar frases idiotas y de ver películas de mierda. El único crecimiento de este nuevo año es que no estoy viendo películas. Qué manera de perder el tiempo. Todas iguales. Voy juntando bolsas junto a la puerta de calle mientras tomo mate y escucho a Marley. Cada tanto encuentro papelitos o cartitas de chicas que me quisieron. No sé por qué pero los guardo. Así es el amor o eso que se genera a veces entre dos personas: al principio hay tanto y después no queda nada. En fin, cinco minutos. A seguir tirando cosas. Tira, tira para arriba, tira, si no ves la salida, no importa mi amor, no importa vos tira.

5 comentarios:

geniomaligno dijo...

¿Es tu habitación??

jejeje la tienes destrozada

lenguaviperina dijo...

no es mi habitación, las fotos son en general del google image, pero se le parecía...

Elizabeth dijo...

Dicen que cuando una habitación esta desordenada...la cabeza esta en orden.....quizas es una boludez...pero bueno...intento rescatar algo bueno. Besos!

Anónimo dijo...

Mi casa entera es un completo desorden al igual que mi vida, ¿la cabeza?...cuando logro peinarme tal vez...

lu k dijo...

muuuy buenos posts muchacho! especialmente el anterior, (de la bici y las calles belgranienses).
Estaba desactualizada.
Saludos y felicísimas pascuas en el dìa de mi cumpleaños