Neurosis digital o autismo positivista

lunes, 14 de abril de 2008

La vida continua


Un fin de semana con un perfil más alto me deja más celulares en el bolsillo (de todos modos, intuyo, no servirán para nada). Un amigo dice: basta de fiestas, se habla de demasiados temas incorrectos para un sábado a la noche, la música es mala, el sonido y las luces ni hablar. Me tomo un Chacho por recomendación de él. Es un toddy con whisky, te va a dejar como nuevo.
Veo The future is unwritten y confirmo que Strummer era un grosso. Y su amigo, Temple, un gran documentalista. O rockumentarista, como diría algún crítico un poco snob, que se aburre y empieza a inventar géneros. Entregué las malditas encuestas, ahora a baficiar. Espero a un amigo colega que tiene que entregar su cuota de trabajo. Los esclavos, por un rato, serán libres. Y, como suele pasar, no sabrán bien qué hacer con su tiempo. Esta semana, pese a todas las críticas anti-snobs de los chicos en general snobs, por suerte hay algo barato e interesante en la ciudad. Después vamos a ver. Y además salió el nuevo número de La Contrarreforma y Vanoli improvisa el miércoles en la jam session. Y siempre hay fútbol, y fiestas en Ezeiza, y la mano está dura pero algún porro por ahí, antes de ver alguna de Wakamatsu, seguro que conseguimos.

4 comentarios:

Nadie Nunca Nada dijo...

J, siempre tan soberbio.
divertido.-

calido abrazo

Babi dijo...

Me gustan esos fines de semana.

L. dijo...

¿Qué fuiste a ver cuando nos cruzamos en el Abasto?
Como soy del bando culturoso (ja!) y voy a cuanta charla puedo, asistí a una con Wakamatsu y casi que me enamoro. Actitud, rebeldía sabiduría: implacable. A pesar de todo, no vi aún United red army.

lenguaviperina dijo...

Vi Sex Jack, de Wakamatsu, pero no me gustó, demasiado de género, demasiado low-fi.