Neurosis digital o autismo positivista

miércoles, 21 de mayo de 2008

Gruner*



Algunas aclaraciones necesarias (nota de opinión publicada en Página/12):


El jueves 15 este diario publicó el texto completo de la llamada "Carta Abierta/1", un importantísimo documento sobre la actual situación política nacional, emitido por centenares de intelectuales y que fuera presentado el martes anterior en una multitudinaria conferencia de prensa en la librería Gandhi. Nombrando a algunos de los firmantes de dicha carta, el diario consigna, equivocadamente, mi nombre. Es un error perfectamente comprensible, dado que estuve presente en la mencionada presentación y, sobre todo, que me he solidarizado plenamente con el movimiento político-cultural que la carta representa y cuya emergencia considero un acontecimiento histórico de enorme trascendencia en los momentos actuales.
Sin embargo, me siento en la obligación -puramente individual y que no tiene por qué interesar a nadie más: si la hago pública es simplemente porque el error también lo fue- de aclarar brevemente las razones por las cuales en su momento tomé la (difícil) decisión de no firmar el documento, al mismo tiempo de manifestar, repito, mi solidaridad con, y mi pertenencia a, el colectivo que originariamente lo concibió. Como suele sucederles, para bien o para mal, a los que escriben, esas razones pueden reducirse a lo que suele llamarse "una cuestión de palabras": en el último párrafo de la carta se postula el espacio creado como una "experiencia que se instituye como espacio de intercambio de ideas, tareas y proyectos, que aspira a formas concretas de encuentro, de reflexión, organización y acción democrática con el Gobierno y con organizaciones populares para trabajar mancomunadamente, sin perder como espacio autonomía ni identidad propia". Por un prurito quizá desmedido y, de nuevo, puramente personal (aunque, ya se sabe: es cada vez menos fácil separar lo personal de lo político), concluí que no estaba en condiciones de suscribir la idea de trabajar mancomunadamente con el Gobierno. Es notorio -si bien, una vez más, no tiene por qué interesarles a otros- que mi posición es crítica hacia lo que, en una nota anterior publicada en este mismo medio, llamé las "opciones estratégicas" (sin eufemismos: las políticas de fondo, indiscernibles de una posición ideológica) hasta ahora adoptadas por el Gobierno respecto de cuestiones como un modelo estructural de redistribución del ingreso, cuestiones en las que aún un gobierno "burgués" (me inhibo ahora de agregar "reformista" para no volver a dar lugar a un debate que en estas circunstancias estimo postergable) podría haber profundizado mucho más de lo que lo ha hecho éste, con mucha mayor consecuencia con sus propios enunciados -y, por supuesto, no haberlo hecho es ya la primera, y fundante, de esas opciones estratégicas, de la cual se derivan casi todas las demás críticas de las que el Gobierno se hace pasible, y que el documento de marras, por cierto, no ahorra-.
Pero también es notorio que mi opinión es que el "mal mayor", en esta precisa coyuntura histórica, viene de otro lado (sin que ese "otro lado" permita muchas veces, lo admito, trazar una frontera nítida con el "campo" -con perdón de la palabra- del Gobierno). Y eso, si es que todavía hay que aclararlo, no significa, como se nos ha imputado, adoptar ninguna estúpida dialéctica del "mal menor", ni mucho menos descansar resignadamente en alguna clase de "posibilismo". Es, todo lo contrario, y para citar una formulación clásica, hacer "el análisis concreto de la situación concreta". Respecto de esto, el espíritu de la Carta Abierta no puede ser más claro: su movimiento principal no es en defensa del Gobierno -¿qué poder real podría tener un grupo de intelectuales para ello, aun cuando ésa fuera su voluntad?-, sino en defensa propia. Y en defensa de una democracia (que precisamente en su defensa debe ser sometida al más riguroso análisis crítico), y sobre todo de una sociedad, potencialmente amenazada más allá de este gobierno. La operación "destituyente" de la que habla la carta se ha desplazado hacia y se ha concentrado en el Gobierno, por ahora, porque la sociedad en su conjunto -comprensiblemente, en vista de la confusión reinante- está casi totalmente desmovilizada (y eso también es responsabilidad del Gobierno). Pero -independientemente de que en esta coyuntura el Gobierno aparezca como el "blanco" inmediato- es una operación contra la sociedad, y muy particularmente contra las clases subordinadas, que como de costumbre son las rehenes pasivas del conflicto: lo que se quiere "destituir", arrancar de cuajo antes de que la propia crisis obligue por fin a la sociedad a asumir autónomamente una posición, es justamente un generalizado y radical debate público que, produciendo un salto cualitativo sobre las apariencias inmediatas de la crisis, ponga de una vez por todas en cuestión el famoso "modelo de país" que la sociedad argentina quiere y necesita. Esa es la "batalla cultural" a la cual la Carta Abierta, si la interpreto bien, se propone modestamente contribuir e impulsar. Porque si los poderes reales que están por detrás del "movimiento campestre" son un "mal mayor" es porque ellos sí -sin dejar de lado los confundidos que se han aliado circunstancialmente a esos poderes por las más variadas razones- tienen perfectamente claro qué modelo quieren. Y si el Gobierno es cómplice de eso, o si su diferencia con el modelo de los poderes no es lo suficientemente nítida, o lo que sea, es desde luego un tema que puede y debe ser discutido como parte de la "batalla". Pero, ¿vamos a caer en la trampa -muy astutamente armada por la "agenda comunicacional" de esos poderes, y sin que el Gobierno la haya desmentido verdaderamente- de creer que a esta altura el problema central sigue siendo el fácilmente solucionable detalle "técnico" de las retenciones móviles a las ganancias ultraextraordinarias de los grupos concentrados "polirrubro" (y no sólo sojeros), a cuyo crecimiento, hay que decirlo, contribuyeron las opciones estratégicas gubernamentales?
Es necesario desplazar el eje para hacerlo chocar con lo que es, hoy, ahora, la fractura básica: o la sociedad -y sobre todo sus sectores más oprimidos, víctimas principales de todo esto- tienen algo que decir, y en voz bien alta, o no. Si es "no", más vale que nos ocupemos de otra cosa. Pero si tenemos la mínima esperanza de que sea "sí", hay que asumir la responsabilidad de ocupar algún lugar, por pequeño que sea, en la construcción, para empezar la del lenguaje, que esa esperanza supone, sin incurrir en las mezquindades narcisistas supuestas por el temor de que alguien nos confunda con un color político que no es el nuestro. Esto es, me parece, lo que dice la Carta Abierta. Y ésta es la razón por la que se puede adherir al movimiento que la ha propuesto -y en cuyo seno, al que escribe esto le consta del modo más inequívoco, se discute con la más absoluta libertad y autonomía: la prueba está en que ese movimiento tiene entre sus lugares constitutivos precisamente el de aquéllos que sin firmar, están-, ya sea que se la haya firmado o no por algún matiz político a preservar. Finalmente, no es una firma más o menos de un intelectual del montón (un montón que por suerte ha logrado por fin reunirse) lo que va a decidir el rumbo con el que se saldrá -o no- de esta crisis: ese rumbo lo va a decidir la sociedad, o lo va a decidir el poder polirrubro. El resto -como hubiera dicho un principito dinamarqués- es silencio. O puro sonido y furia.

* Sociólogo, ensayista, profesor de Teoría política y de Sociología del arte (UBA).

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Joaco, es buena la nota de gruner y todo el debate. River con aguilar apesta igual que buenos aires con macri y la facultad antes de recibirnos.
Hermano fijate que día te cierra para unas pastas o birras y arrelgamos.
Abrazo grande,
Nico Damin

lenguaviperina dijo...

gracias.
buena idea. hablemos
abrazo grande, nico

Jaramillo grüner dijo...

Grüner es Dios.